¡Tus fotos de la carrera en tiempo real y gratis!

Accede aquí a Pic2Go

Ruta Senderismo VII Circular Extrema Villa de Moya


Pliego de descargo de responsabilidades Ruta de Senderismo

 
Autorización para menores de edad

FICHA TÉCNICA:
Recorrido: (Cruce de carreteras (Fontanales -Valleseco -Artenara) – Barranco de la Horcajada – Barranco de Aguas de Fontanales – Lomo El Marco – El Tablero – Jardín de Corvo).
Desnivel: 860 msnm. Cruce de carreteras (Fontanales -Valleseco -Artenara) 1507 m – Barranco de la Horcajada 1180 m – Barranco de Aguas de Fontanales 1003 m. – Lomo El Marco 1060 m. – El Tablero 1010 m. – Jardín de Corvo 860 m.
Longitud aproximada: 9 km;             Duración aproximada: 3 horas;          Tipos de firme: Cemento, tierra  y asfalto.
Alt. Máxima: 1507 msnm.          Alt. Inicial: 1500 msnm.         Alt. Final: 860 msnm
Dificultad: MEDIA (Tramos de moderada subida y bajada por sendero y pista de tierra, empedrado y asfalto, con especial atención a zonas de estrechamiento en pequeños tramos de senderos y sobretodo en carreteras de asfalto).
ENP: Monumento Natural del Montañón Negro, Paisaje Protegido de las Cumbres, Parque Rural de Doramas y Reserva Natural Integral de Barranco Oscuro.
Observaciones: Precaución en senderos estrechos y empedrados con especial cuidado a las torceduras y esguinces; en cruces de carretera, hacer uso del chaleco reflectante.    

Recorrido:
La Ruta se inicia en el cruce de carretera de asfalto GC-21 (Fontanales - Valleseco y Artenara), donde se encuentra el Monolito de la Villa de Moya informando e invitando a visitar nuestro municipio. Después de éste comenzamos la ruta en descenso y a la izquierda paralela a carretera general GC-70 dirección Fontanales, por pista de tierra en el barranco de la Horcajada, dejando a nuestra derecha la Montaña de Pajarito.

Continuamos por pista de tierra por el cauce del mismo barranco y disfrutando de la flora típica de esta altitud (Pinos Canario, Codesos, Retamas, Eucaliptos, Castaños, Nogales, entre otros), hasta llegar a un cruce en bajada con una carretera de tierra y cemento, la cual nos llevará al otro lado del barranco, en este caso el de Aguas de Fontanales.  Continuamos descendiendo por pista de tierra y cemento dejando atrás la montaña de Pajaritos, para adentrarnos en el cauce de dicho barranco, entre fincas de millo, papas y árboles frutales, hasta un cruce con un poste de señalética indicando el camino Lomo el Marco y el Tablero.  Seguimos la ruta y ascendiendo en zigzag hasta llegar a la casa nº18, cruce de caminos (Lomo el Marco – El Tablero). Desde aquí cruzamos la pista de asfalto y seguimos en bajada pronunciada por pista de cemento y pasando junto al colegio de El Tablero. Retomamos el alquitrán y un nuevo poste de señalización de senderos nos indica el sentido del camino, giramos a la izquierda y en pocos metros nos encontramos otro nuevo cruce. Continuamos en bajada entre lomos donde podemos disfrutar de las vistas panorámicas de las Montañas de Osorio, Firgas e incluso de la isleta.

Del Camino de El Tablero hacia Corvo iremos en cortos descensos de suave pendiente, por el camino vecinal de El Tablero entre fincas agrícolas y ganaderas y cubierto de eucaliptos, brezos, laureles y granadillos.  Proseguimos nuestra marcha sin abandonar el camino vecinal, y sin desviarnos a la izquierda en el cruce que hay junto a un torreón de la luz y un almacén agrícola, que nos llevaría a la carretera general de Moya a Fontanales. Continuamos siempre hacia adelante y descendiendo, hasta llegar a la carretera general GC-75, de Moya a Fontanales, junto a la entrada al barrio de Corvo.

Abandonamos la carretera general, unos metros más adelante, junto a la entrada al barrio de Corvo y una parada de guaguas, allí existente. Subimos a la derecha por pista de asfalto y luego de cemento que va ascendiendo y que ya no va dirigiendo al último tramo.
Seguimos nuestra marcha hacia el Jardín de Corvo, junto a su muro exterior, un pequeño desvío de tierra a la izquierda, que descendiendo unos metros, nos llevaría a la carretera general GC-75, justo al lado de una parada de guaguas y a la antigua tienda de aceite y vinagre de Corvo, donde finalizamos la ruta de hoy.

Destacamos:
Fontanales.
Su nombre tiene origen en la gran cantidad de fuentes naturales que albergaba en tiempos precedentes, que se convirtió en Fontanales.

El desarrollo de su población se remonta a mediados del siglo XVII, en plena época de recuperación, tras la caída del cultivo de la caña de azúcar. Las causas de este incremento se deben principalmente a la introducción de nuevos cultivos de gran rendimiento y de bajo coste como es la papa y el millo. Además, la calidad de las tierras del lugar posibilitó una buena producción agrícola que contribuyó a generar un comercio considerable. Así pues, Fontanales contribuyó en gran medida a que en esa época Moya se consolidara como uno de los núcleos de población que más creció en el norte, debido al dinamismo de su economía de base agraria. Además, ayudó enormemente a que se desarrollase una agricultura de abastecimiento y una ganadería, especialmente de vacas y cabras.

Cabe resaltar el gran número de pozos que fueron construidos, especialmente en el siglo XX, con el objetivo de abastecerse de agua. Para su construcción se solía usar piedra y cal, y pueden alcanzar una profundidad aproximada de 15 m. por 7 m. de ancho.
La Ermita de San Bartolomé constituye uno de los inmuebles más interesantes de la arquitectura religiosa popular. Su importancia se debe no sólo a su antigüedad (mediados del s. XVI), sino también al esfuerzo que supuso su construcción, pues fue erigida por los habitantes de Fontanales. No obstante, ésta se construyó también gracias al importante propietario de la zona, Juan Mateo Trujillo, en torno a 1635. El actual edificio, tal y como se conoce hoy en día, se terminó en 1872. La imagen del Patrón es obra del escultor José Luján Pérez (1753-1815) y actualmente se encuentra en la iglesia nueva. Anexo a la ermita, se encuentra la plaza de San Bartolomé donde se celebra desde 1758 la popular Fiesta de los Vecinos. Su origen se debe a la promesa que hicieron los vecinos cuando en ese mismo año ofrecieron esta celebración a cambio de que los librara de una plaga de langostas que les estaba arruinando todas las cosechas. No obstante, la fiesta más importante se celebra el 24 de agosto en honor del Patrón, San Bartolomé. Por su parte, el 16 de julio está reservado para la festividad de la Virgen del Carmen.

Reserva Natural Integral Barranco Oscuro.
El Barranco Oscuro está catalogado como una Reserva Natural Integral, que se extiende por los municipios de Moya y Valleseco. Concretamente, este espacio comprende 35,2 hectáreas y es un afluente secundario del Barranco de la Virgen. Limita por el norte con el Tablero de Moya y con el Espigón de Valleseco. Por el este, con el interfluvio que nos lleva al Barranco de la Virgen (Valleseco), por el sur y oeste con el Lomo de la Madrecilla (Moya). Cabe mencionar que se encuentra incluido en el Parque Rural de Doramas.

Cabe señalar que cuenta con una gran riqueza de flora y fauna endémica, especialmente de invertebrados. En relación a la flora se incluyen más de 40 especies endémicas de Canarias, una docena de las cuales son exclusivas de Gran Canaria. Entre las formaciones vegetales se pueden apreciar ejemplares del antiguo dominio de Monteverde (extensa formación boscosa donde dominaban los árboles y arbustos de hojas lauroides). La parte más arbolada se encuentra en el tramo final del barranco, justo antes de terminar en el barranco de la Virgen. Las especies de árboles más frecuentes son los laureles (Laurus Azorica) y el barbusano (Apollonia barbujana). También destaca la presencia del til (Ocotea foetens), ubicado en las laderas cercanas al barranco y en los riscos y barranquillos de la zona. Asimismo, cabe señalar el mocán y el sao. Por otro lado, cabe destacar una serie de plantas introducidas en medio de los restos de Monteverde, como son el castaños, el follao, el escobón, codeso y retama. Entre el matorral de las laderas de solana, destaca el granadillo, incienso, tuneras, pitas, etc. Así pues, se puede determinar que la flora de la reserva es relativamente significativa. De hecho, se han catalogado un total de 235 especies de las que, el 4,7% son endemismos de Gran Canaria y el 18,7% endemismos canarios.

Con respecto a la fauna, se pueden encontrar variedad de especies invertebradas. En relación a los reptiles destacan el perenquén y el lagarto canarión. En cuanto a los anfibios, la rana común y la ranita de San Antonio. Dentro de las aves, se pueden encontrar mirlos, chocha perdiz, el pinzón común, el gavilán, petirrojos, mosquiteros. En zonas abiertas se encuentran, principalmente, currucas, canarios, bisbitas camineros, cernícalo vulgar y búho chico. Entre los mamíferos destacan los murciélagos y entre los roedores, se encuentran el ratón de campo y la rata.

El Jardín de Corvos.
Según cuenta José Miguel Alzola en su obra Don Chano Corvo, crónica de un jardinero y su jardín (Las Palmas de GC, 1973), este hermoso lugar situado en el camino entre Moya a Fontanales, recibe su nombre de los antiguos propietarios de tierras en este lugar de la antigua montaña de Doramas. En la misma, se indica que en el libro de Repartimiento de los baldíos de la jurisdicción del Pueblo de Moya donde aparece un asiento, en el que se señala una suerte de cinco fanegas de tierra a don Miguel González Corvo como premio a los trabajo de agrimensura realizados en la propia Montaña y a sus desvelos en la defensa de los derechos del pueblo y en el fomento de las Artes, de la Agricultura y de la Enseñanza. No le fue difícil a don Miguel el ser generoso con los moyenses  desde sus puestos de contador en la Oficina de Rentas Nacionales y, luego, de oficial mayor de la Secretaría del Gobierno Político. Éste fue el primer Corvo que disfrutó de tierras en Doramas. Las disfrutó y también las padeció porque en el motín de 1823 los revoltosos le incendiaron la casa y arrancaron los mojones que delimitaban el predio. (…) Tres Corvo pasaron por esta data de la Montaña: el abuelo, Miguel, que la recibió y defendió como ya se ha narrado, y la acrecentó adquiriendo cinco fanegas más de los pusilánimes colindantes; el hijo, Enoch, que la mantuvo con gran amor, y el nieto, Chano Corvo, que la hizo parte de su vida, que la convirtió en consuelo de su existencia.

A partir de 1879 Sebastián González Corvo de Quintana, más conocido como Chano Corvo (1850-1925), decidió hacer un gran jardín en las diez fanegadas circundantes a su casa-palacio. Para ello, tomó como modelo el Jardín Botánico de París, comprando personalmente semillas y contactando personalmente con cultivadores especializados de la Península, Francia y Bélgica. Francisco González Díaz, conocido como “el apóstol del árbol”, le propuso que además plantara eucaliptos, debido a su rápido crecimiento y escasas necesidades hídricas, y así lo hizo.

De hecho, en la actualidad ahí se conserva el eucalipto más grande de Canarias, con una altura de 25 m. y con una edad estimada de 120 años. Se le conoce popularmente con el nombre de Nogalito Grande Corvo.

Este colorido y hermoso lugar está rodeado de una leyenda que hace temer a todos sus vecinos. El recelo a lo desconocido y a esta gran casona de los Corvo, elitista fortaleza de la alta burguesía.

 

Recomendaciones:

Es aconsejable hacer estiramientos antes y después de caminar.

La indumentaria debe adecuarse a la estación del año, siendo necesario un gorro, protector labial y crema solar para protegernos del sol, y chubasquero y algo de abrigo, para los imprevistos.

Se recomiendan botas de caña alta antes que zapatillas de deporte, para evitar torceduras y resbalones. Los bastones sirven de apoyo para descansar las rodillas, y en tramos de bajada o subida pronunciada se agradecen.

Los alimentos deben ser ligeros y ricos en calorías, sobre todo fruta (plátanos, frutos secos...), barritas energéticas, zumos y, ¡agua, sobre todo, agua! Evitar cargar con peso innecesario.

No tirar restos de comida (cáscaras, etc.), que aunque sean biodegradables, son desagradables a la vista. Lo ideal es traer una bolsa para ello. Si vemos basura por el camino, incluso podemos recogerla, ¡¡es posible!!

Respetar la flora y fauna del entorno, el patrimonio histórico, geológico y etnográfico, la propiedad particular y la tranquilidad del entorno. No se pueden recolectar piedras, plantas o frutos.

Tener en cuenta los consejos de los monitores y procurar ir todos lo más juntos posible, no hay medallas para los primeros, y sobre todo, desconectar de lo cotidiano, disfrutar del paisaje y de un día en la naturaleza.

Los monitores no se hacen responsables de las acciones negligentes de los participantes.

Se recomienda obtener la Licencia Federativa de Montañismo, tiene ventajas importantes como el seguro y descuentos en cursos, viajes, carreras de montaña, etc.

Tu perfil FRESS112 puede salvarte la vida

FRESS 112 es una aplicación gratuita para todo tipo de smartphones y tablets, muy fácil de utilizar que puede salvarte la vida en cualquier parte del mundo. Imagina que acabas de sufrir un accidente, estás herido y no hay nadie cerca que pueda socorrerte. Con sólo pulsar el icono de la app, FRESS 112 tomará nota de tu localización y conectará con el servicio de emergencias más cercano a ti, que acudirá inmediatamente en tu ayuda. No importa donde estés, ya que la gran ventaja de este servicio es que estás localizado, con la precisión de un GPS, desde el momento en que has tocado el icono de llamada.

Leer más

Patrocinan:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación en nuestro sitio. Al continuar utilizando nuestra página entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Más información Política de cookies.

Aceptar el uso de cookies para este sitio